Oyer Corazón

Diseñador; a veces reflexiono, flexiono, reflexiono.

Un diseñador en la mercería

El otro día, entré en una mercería (si, bueno, cosas más raras he hecho en mi vida) y allí estaba, justo enfrente mío, mirándome fijamente a los ojos… era esta misma columna, desafiante, como diciendo ¿te atreverás a sacarme en la radio? ¿tienes lo que hay que tener?

Ya se imaginarán: ¿un desafío? pues al toro! Ahí estaba yo, fijándome en un pequeño cuadro con texto, con tipografía hecha con petit-point (me encanta decirlo petipuá) y, estaba claro, que se acababa de convertir en mi próxima columna: el Cuadro decía: Decálogo de cómo tratar a un Cliente.

En demasiadas ocasiones, los Diseñadores nos olvidamos de que hacemos las cosas para un cliente. Hace poco, un amigo me recordaba una frase de mi padre, también diseñador: El Diseño parte del encargo. No hay más tu-tía: sin encargo, sin cliente, no hay diseño… ergo, comprendamos qué es un Cliente. El sencillo cuadrito este de la mercería incidía en, por ejemplo: “UN CLIENTE no es una interrupción de nuestro trabajo, es la razón del mismo”.

Espectacular; cuántas, cuántas veces nos sentimos así, como que el Cliente nos pone trabas a nuestro trabajo, y sin embargo… él es la razón del trabajo! Y, sí, lo sé, yo también me las he visto con El Cliente Venido del Infierno, y se hace duro, pero cest la vie… sin cliente no hay trabajo, como decía antes, no hay más tu-tía.

No se preocupen, que no voy a decir eso de que “el cliente siempre lleva la razón”, no hay que confundir. Los diseñadores sabemos más de Comunicacion que el cliente… Pero el Cliente sabe más de su negocio, por lo que se trata de compartir conocimiento; en cualquier proceso de diseño, el diseñador debe poder enseñarle cosas al cliente y viceversa. La Comunicación es clave, lógicamente, y hay que hacerle ver al Cliente que estamos de su lado, que queremos lo mismo que él (vender más, ser mejor identificado, mejorar la relación con sus clientes…).

Para el Cliente hay dos grupos de gente con los que se relaciona: los que dan problemas y los que dan soluciones. Como Diseñador ¿en qué grupo estás?

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias. Columna emitida el 13 de Marzo de 2011

Estaba fatal de la voz, pero si quieres escuchar esta columna sobre CLIENTES, pincha aquí (podcast RNE)

Por cierto, el amigo que me recordaba aquello de mi padre:
http://comicpublicidad.blogspot.com/2008/09/diseo-anlogico-artesanal-humano.html

8 comentarios el “Un diseñador en la mercería

  1. jose manuel. oZ, estudi
    marzo 17, 2011

    Fántastica columna. Que verdad más grande en tan pocas palabras.

    Es una retroalimentación de conocimiento la relación entre diseñador y cliente, desde luego.

    Y el concentrado de tu padre : “El Diseño parte del encargo”….(y sin él no hay tu tia)… una verdad como un templo, el resto es fuego de artificio.

    Saludos!

  2. Rafael Cardona Arbonies
    marzo 18, 2011

    Totalmente de acuerdo. Tendemos a olvidar que el cliente es una parte muy importante del proceso de diseño, y no sólo porque es el que lo paga. Unas veces suma, otras resta, pero siempre está allí y no podemos obviarlo mirándole por encima del hombro. Cada vez más, a medida que voy conociendo este mundillo, intento imaginarme cuál ha sido el papel que el cliente ha jugado en un diseño, me guste o no, me parezca que funcione o no: a veces hasta puedo leer el briefing que le pasaron al diseñador, o las conclusiones a las que llegó su departamento de marketing tras un estudio de mercado indicando qué había que destacar y qué obviar. Creo que siempre, detrás de un diseño arriesgado, hay un cliente arriesgado. Y también hay que reconocerle el mérito.

    Saludos.

    • jose manuel. oZ, estudi
      marzo 21, 2011

      Totalmente de acuerdo… tenemos una memoria muy corta pero gran parte del éxito de algunos proyectos está directamente relacionado con el cliente. Nosotros (los diseñadores) no somos más que intermediarios.

      Saludos!

  3. Oyer Corazón
    marzo 23, 2011

    Gracias por los comentarios y gracias a Jose Manuel OZ por citar este post en su blog de experimenta http://www.experimenta.es/blog/cliente-encargo-proyecto-proceso-de-diseno-industrial-propiamente-dicho-2824

    Y es bárbara la referencia que haces, Rafa, a “leer el briefing que le pasaron al diseñador”. Yo también me siento así muchas veces, cuando ves un trabajo (ajeno) y serías capaz de imaginar todo el proceso de diseño. Sobre todo en lo relacionado con Estrategia y Briefing a veces se VE TAN CLARO el camino que han recorrido!!

    Y, cierto que detrás de un diseño arriesgado hay un cliente arriesgado… mi padre siempre dice que hay clientes que sacan lo mejor de nuestro trabajo, y clientes que sacan lo peor!

  4. Ella
    marzo 26, 2011

    Pues, por cambiar un poco de tema ¡ qué tiene de malo entrar en una mercería? Parece que lo dices con reservas… ¿por qué será? A lo mejor es que resulta poco masculino. No sé. Es que a mí esta entrada me ha llevado a pensar en las mercerías (sí, Oyer, yo soy asín) … Estaba pensando que, aunque no estén muy de moda, son un negocio decente, no te venden un elixir de la eterna juventud (un derivado del petróleo) por un montón de euros, o perfumes que huelen bien pero que tienen poco de esencia floral,son sólo productos químicos.. En cambio, coser, o hacer manualidades es algo muy bueno para el espíritu, te aleja de tus problemas, hace que te olvides de ellos por un rato, no impide la conversación, si estás en grupo. Algunas mercerías tienen talleres en sus trastiendas.

    Hala, ya me he quedado tranquila después de este comentario…

    Por otra parte, estoy

    • Oyer Corazón
      marzo 28, 2011

      Seguramente llevado por el día a día, un “diseñador en la mercería” de repente me parece una figura anacrónica. Yo no voy a mercerías de forma habitual… ni a zapateros, por ejemplo.
      Imbuidos en estos tiempos de velocidad y realidad 2.0, parecen figuras obsoletas los comercios dedicados a las “pequeñas cosas”. Ya no reparamos zapatos, sino que compramos unos nuevos, de ahí mis reservas y mi perplejidad si me veo ahí. Y el post es sobre esto mismo, sobre recuperar conceptos que parecen olvidados, como tratar con un Cliente.

      Por otro lado, tiene una carga sexista, pero que es lógica; es como si Ella Misma inicia uno de sus comentarios con “estando yo el otro día, en un centro de accesorios para la automoción…” (fíjate que sutileza en el lanzamiento de guante ;-))
      Hala, también me he quedado tranquilito, gracias por los comments!!

  5. Ella
    marzo 26, 2011

    Pues no, no me he quedado tranquila, porque me acabo de acordar de una vez que fui a una peluquería en el pueblo en que viven mis padres y la peluquera, aprovechando que estaba indefensa, con el pelo mojado, sentada en su sillón… me sometió a un interrogatorio que ni Perry Manso, como diría Chiquito. No le quedó nada que preguntarme sobre mi vida más íntima y personal, y eso que no le di confianza. Así que salí de allí haciendo una raya (imaginaria) en la puerta, a modo de frontera que no pienso volver a traspasar. ¡Qué mentalidad más estrecha! ¡Qué falta de educación! ¡De respeto! Y era una mujer joven, de unos 30 años. Si voy a una peluquería estoy pagando por un servicio que, además de que me arreglen el pelo,( mejor o peor, puedo ser comprensiva), incluye, creo yo, un rato de desconexión , de descanso, de relax. No voy a que me examinen, y menos alguien que no me conoce de nada.

    Llevar un negocio, tratar con un público es muy difícil, un arte casi, pero exige un mínimo de educación, aunque sea por puro interes económico, un cliente satisfecho traerá más clientela, te recomendará a sus amigos. Si no queda contento hará lo contrario.

    Yo a esta peluquera le recomendaría un nombre para su negocio: Peluquería “La alcahueta” o Salón de peluquería “Guantánamo” o “Cotilleo&Permanente” o “Permanente Cotilleo” o “Paleta de color”.

  6. Ella
    junio 5, 2011

    ¡HOla, Oyer! ¿Te acuerdas de mí? Una que no diseña nada y que aparece y desaparece como los ojos del Guadiana? Pero ¡qué pronto respondes, eres el más rápido al ¿Este? del Manzanares. No había leído tu respuesta hasta ahora que la acabo de ver. Pues sí, tienes razón… estaba yo reparando la junta de culata, cuando la trócola, de repente… ¡¡Que no!! Que es broma. Tú no me tomes muy en serio, Oyer, que yo sólo quiero divertirme, y pensar un poquito.

    No tengo nada más que decir sobre las mercerías, voy a tomar un taxi y luego a la librería infantil…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 17, 2011 por en Featured, Radio5 Rne/Rtve y etiquetada con , .

Todos los Posts

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.310 seguidores

Actualizaciones de Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.310 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: